Belleza: con buen fondo

La piel es al maquillaje lo que el lienzo a un cuadro. Si no está bien preparada, los pigmentos no lucirán. Los expertos hablan de lo último en cosméticos para acondicionar la tez y aclaran las dudas más comunes.

Maquillaje

 

Foto: Gtres

01. REVOLUCIÓN FLUIDA

Los laboratorios han desarrollado fondos hidratantes, tratantes y casi translúcidos. Repasamos sus ventajas.

- Nuevas reglas. Luz y transparencia son términos que se usan continuamente, pero no siempre de manera correcta. Esta temporada, los esfuerzos de los laboratorios dan sentido a ambos: las nuevas bases no se ven después de ser aplicadas y aumentan la luminosidad.

- Cubrir sin tapar. Los pigmentos vitrificados, es decir, dentro de una esfera de cristal, dan la sensación de piel desnuda.

- Pinturas tratantes. Las estanterías se llenan con una nueva generación de fondos tratantes, a medio camino entre la base y el suero coloreado. Estas fórmulas son muy prometedoras. Una prueba: la base Even Better Makeup SPF15 de Clinique, que elimina las manchas y evita las futuras, se ha agotado en la tienda online de la marca. «Es importante que contengan activos que puedan paliar problemas como las manchas, los granitos, la deshidratación, las rojeces… La base debe ser coherente con nuestro tratamiento: si usamos una crema libre de aceites, el fondo también debe serlo», plantea Laura García Urosa, responsable científica de Vichy.

DESDE LA BASE
Con aceites, pigmentos rosas y micromoléculas. Así son los nuevos fondos.

La clave está en los pigmentos
Con la edad, se pierde colágeno y se multiplican las manchas. Resultado: la luz se difumina peor. Los pigmentos rosados amplifican la luz rosada (sinónimo de juventud) y los azules refrescan el tono. Teint Miracle de Lancôme (39 €).

Los fluidos quieren ser globales
El objetivo de los laboratorios fue adaptarse a los tonos y los tipos de piel de todas las etnias. La solución: una matriz de pigmentos finos y de difusores ópticos, trufados de microesferas iluminadoras. Invisible Fluid de Estée Lauder (39,50 €).

Aceite en vez de agua
 «Hemos sustituido el agua que tradicionalmente llevan las bases por un cóctel de cinco aceites», informan desde Giorgio Armani. La ventaja: la textura es más ligera y el resultado es mucho más transparente. Maestro Fusion Make Up SPF 15 de Giorgio Armani (61 €).

De profesional
Antes de la base, se aplica la crema y se deja que la piel la absorba (hay que esperar unos 10 minutos). Es importante no pasarse; la medida justa es un guisante para todo el rostro. «Ninguna zona –frente, mejillas, mentón y nariz– debe tener más producto que otra», recomienda Aitor Cuní, maquillador de CK One Color. Un fallo común: aplicar base en el cuello. «No se debe poner ahí, solo difuminar», sugiere Cuní. Y un último truco de Helena Rubinstein: «Maquíllate imitando la luz del sitio donde te muestres». Es decir, si se va a estar en un lugar exterior a la luz del día, lo suyo es rebajar el maquillaje para que no se note tanto.

De dos en dos
Los nuevos fondos incluyen pigmentos luminosos que funcionan como espejos, cinco veces más pequeños que un nácar.Luz Magique de L’Oréal Paris (15,96 €).

La fórmula mágica
Se trata del heredero del lápiz Touche Éclat, el iluminador superventas de YSL. Aclara las zonas de sombra y realza sus relieves. Le Teint Touche Éclat Foundation de Yves Saint Laurent (45,90 €).

Maquillaje

 

Foto: Gtres

02. EL PRÓLOGO
Las prebases son capaces de preparar e hidratar la piel. Permiten que el fondo se adapte mejor y disimulan imperfecciones.

- Una para cada piel. Existen prebases que reducen ópticamente el tamaño de los poros y la profundidad de las arrugas; otras aportan luminosidad y quitan brillos; también las hay para prolongar el maquillaje. Suponen un gasto extra, pero permiten ahorrar. «Sus fórmulas tratantes mejoran el aspecto de la piel y se usa menos cantidad de fondo», argumenta Maite Tuset, senior artist de MAC.

- La cantidad importa. Hay que aplicar una capa fina y solo donde sea necesario. Por todo el rostro da un aspecto apagado. «Se dan en la zona T, donde el poro está dilatado y hay más brillos», señala Eduardo Sánchez, maquillador y retail manager de Yves Saint Laurent.

- Para ojos y labios. Su uso parece reservado a expertos; pero son de gran ayuda. Multiplican la intensidad y la duración de sombras, lápices y barras. «Preparan el párpado para que las sombras se adhieran mejor y duren más», explica Tuset. Las prebases para labios son muy útiles. «Suavizan, rellenan líneas y fijan el labial», concluye Raquel Castro, supervisora de Benefit.

03. EL TOQUE FINAL
Acumula siglos. Ya en la Roma clásica se usaba polvo de tiza para aclarar el tono y suavizar. Hoy hacen verdaderos milagros.

- La edad del mineral. Capaces de eliminar brillos y fijar los maquillajes fluidos, los polvos bronceadores son cada vez más ligeros y se usan también en invierno. El objetivo es que iluminen y, por ello, incluyen pigmentos irisados. Pero el auténtico avance son los maquillajes con minerales como mica u óxido de hierro. Ideales para pieles sensibles, van mezclados con dióxido de titanio y zinc, y calman. «Cubren de forma natural y duran todo el día. Se adaptan a pieles jóvenes y maduras, pálidas y pigmentadas», explica Paz Torralba, responsable del corner de Bellápierre Cosmetics en The Beauty Concept.

- Cinco en uno. Un buen maquillaje mineral debe cumplir cinco funciones: iluminar, aportar color, corregir imperfecciones, proteger del sol y fijar el look. Pero hay que mirar bien las etiquetas. «Para que sea 100% mineral no puede contener ningún tipo de relleno: ni talco, ni aceite, ni minerales pesados como el oxicloruro de bismuto. Si no, pierde sus propiedades terapéuticas», advierte Torralba. Se aplican con un pincel de pelo rígido y tupido.

SILICONA ¿SÍ O NO?
Muchas prebases contienen silicona, pero no siempre es conveniente aplicarse un producto con este componente.

«La silicona no siempre es necesaria; depende de para qué usemos el producto», explica Tuset, de MAC. «Por ejemplo, viene muy bien en fluidos preparadores que buscan aliviar la piel o absorber los brillos antes de maquillar», añade. El uso de estos activos se ha disparado, sobre todo en las prebases. ¿Sus propiedades? «Son emolientes e impiden la pérdida de hidratación. Consiguen suavidad y tersura, garantizan una distribución uniforme y una absorción rápida del maquillaje», aclara la maquilladora.

04. EL MALETÍN DEL EXPERTO

Prebases, bases y polvos exigen una aplicación precisa y para ello hay que elegir siempre el instrumento adecuado. Estos son los que recomiendan los maquilladores profesionales.

Para polvos de sol
Gracias a su mango corto y su cabeza redondeada, esta brocha es la mejor aliada para broncear artificialmente con los movimientos rápidos que exige el difuminado de este tipo de maquillaje. Brocha de polvo mineral de Sephora Professionnel (18,50 €).

En abanico
Se usa al final del proceso de maquillaje para limpiar. Es perfecta para «barrer» los pigmentos de sombras que se han adherido a la piel, por ejemplo. También sirve para difuminar los colores. Brocha con forma de abanico de Julia (18,25 €).

Para matificadores
«Lo ideal es una brocha gruesa, con el pelo suelto, que no acapare mucho producto y abarque grandes zonas de un golpe», recomienda  Raquel Castro, supervisora de Benefit Cosmetics. Brocha dúo del Set de 40 brochas Variety de Zoeva (69,96 € el kit).

Cortado para base
Sus cerdas son más tupidas y tienen un corte en ángulo recto. Con él se obtiene mayor cobertura, ya que toma más cantidad de maquillaje y lo reparte mientras se presiona en círculos sobre la piel. Pincel de alta cobertura para maquilaje fluido de Dior (50 €).

Básicos

Facebook