100 propuestas de pasarela para el día de tu boda

Seleccionamos 100 looks de Primavera/Verano 2013 para que las tendencias de pasarela inspiren tu vestido de novia.

Lady Gaga en Londres con un vestido Alta Costura otoño-invierno 2012 de la rusa Ulyana Sergeenko.

Foto: Getty Images

De la misma manera que Lady Gaga decide ponerse una creación bridal de Alta Costura firmada por Ulyana Sergeenko para salir a cenar, hay novias a las que los vestidos de ídem les hacen gracia solamente fuera de contexto. Vamos, para casarse como ella, o Katy Perry, o Beyoncé, en un vídeo y de mentira -aunque ellas se hayan dado el sí quiero también en la vida real- mientras a la hora de la verdad, se reservan el derecho a ser atípicas o prosaicas.

Hace un mes veíamos cómo la sobrina de Daphne Guiness, Mary Charteris, pasaba por la vicaría en la campiña inglesa con un displicente vestido de Pam Hogg que versionaba un mono transparente incluido en su colección primavera/verano 2012. La modelo Farida Khelfa, musa de toda la vida de Jean Paul Gaultier, se casaba asimismo a principios de septiembre, por lo civil, con una revisitada propuesta no nupcial del creador.

Porque no todas las novias quieren ser una clienta de boceto como Anne HathawayBlake Lively o Natalie Portman, las últimas actrices en contraer matrimonio vestidas con diseños ideados en exclusiva para ellas por Valentino, Marchesa y Rodarte, respectivamente, y existe una gran mayoría que anhela todavía menos sentirse identificada con las sufridas protagonistas de El vestido de tu boda, hay futuras contrayentes que prefieren quedarse con las tendencias de pasarela, sean todo lo inconvenientes, planas o festivas que sean, como referencia para su vestido ideal. 

Así es normal que firmas como Richard Nicoll, para TopShop, o los españoles Ailanto, para la división de novias y damas de honor que tiene Urban Outfitters, se hayan animado a entrar en el mundo de las bodas -incluso se barajó la posibilidad de un "Zara Novias" al tiempo que se casaba la heredera del imperio Inditex- con sendas colecciones, en total consonancia con sus propuestas de calle, pero siempre en tonos claros. Justo todo lo contrario a lo que hace la moda nupcial cuando destripa muchas de las claves vistas en las Semanas de la Moda para adaptarlas a su propio protocolo.

Y es que pudiendo entrar en capilla, o al juzgado, al estilo Gwyneth Paltrow o Sienna Miller, vamos, blancas y radiantes pero sobre todo: más cerca de Pippa Middleton que de su hermana ¿para qué complicarse la vida?

Ver galería

Básicos

Facebook